Nariz o Rinoplastia

La nariz es el punto central de la cara, por el cual siempre se debe mantener el equilibro estético de la misma sin olvidar sus funciones. Se realiza una evaluación de sus diferentes partes (punta, dorso, raíz, base, colunella) y luego en general, el contexto de la cara, para así obtener una mejoría de la forma nasal que sea adecuada a los rasgos faciales y preserve sus funciones. Es una de las cirugías que aumenta más la autoestima del paciente.

¿Qué hay que saber sobre este procedimiento?

Se recomienda suspender sustancias que aumenten el sangrado, suspender tabaco 10/15 días antes de la cirugía, comunicar si está tomando medicaciones y se les recuerda a los pacientes que, al despertar de su cirugía, probablemente tenga que respirar por la boca.
Se realiza con anestesia local más sedación endovenosa, con anestesia general en algunos casos. En un gran porcentaje de pacientes se realiza por vía endonasal (por dentro de la nariz) por lo cual no deja cicatrice visibles. Cada nariz requiere una técnica y TX individual.

La cirugía más frecuente es la reducción de dorso nasal, la elevación de la punta y el agotamiento de la misma. Es muy frecuente la realización de algunas correcciones funcional a nivel del tabique septum para mejorar el paso del aire. Si se han realizado algunas modificaciones en el tabique deben colocar tabiques nasales hasta por 4 horas aproximadamente.
Se utiliza cinta adhesiva o una férula por 2 o 3 semanas aproximadamente. Se recomienda dormir con la cabeza elevada y analgésicos pre y post operatorios, para disminuir la inflamación. No se debe realizar esfuerzos físicos y movimientos bruscos, se debe evitar la exposición solar, sudar y en caso de que sea necesario usar un bloqueador solar.

Navega y conoce todos nuestros procedimientos